jueves, noviembre 28, 2013

Maddie, la protagonista de una salvaje idea fotográfica



Theron Humphrey, es un fotógrafo de Idaho, Estados Unidos que pasa gran parte de su día, tomando fotografías en la carretera y armando series realmente maravillosas. 

Después de graduarse en el 2007 del Savannah Collage of Art and Design con un master en fotografía, Humphrey empezó a trabajar como profesor. Más adelante en el 2008 trabajó como técnico en iluminación y participó en varias producciones en vivo. Entre el 2009 y el 2011 se dedicó a tomar fotografías publicitarías para páginas web. 


SUS PROYECTOS


Doug Rosten para "This wild idea"

* This wild idea

Llegando el 2011 empezó a desprenderse un poco de los trabajos que lo ataban a la ciudad y comenzó a recaudar fondos para la serie This wild idea, el cual tenía como objetivo recorrer los 50 estados de E.U. y fotografiar a quien le llamara la atención de cada zona que visitara durante los 365 días. Pero Theron sabía que para un viaje tan largo, necesitaría a un compañero de viaje. Fue entonces cuando adoptó a Maddie, una perrita raza Coonhound, la cual se conoce por su especialidad en cazar mapaches. Este proyecto fotográfico estuvo influenciado por la narrativa de su abuelo y por el libro de su compatriota John Steinbeck, "Viajes con Charlie".






* Maddie the Coonhound

Aquí Maddie fue su objeto de inspiración para esta hermosa serie en la que juega con la física y la geometría en cuanto a espacios. Este proyecto nace cuando Humphrey decide subir a Maddie a la camioneta, esperando que aguantase el tiempo suficiente para hacerle una rápida fotografía, pero ella posó de una forma tan relajada y natural, que se le ocurrió que podría fotografiarla en otros lugares.

Según Theron, Maddie tiene dos personalidades. Una donde es juguetona, corre por la playa y persigue a otros perros. La otra es como Eoyere. (el burrito de Winnie the Pooh), quien puede estar de pie en medio de alguna habitación pero con la cabeza hacia abajo.



Posteriormente se lanzó el libro: “Maddie on Things: A super serious project about dogs and physics”, publicado en marzo de 2013. Son 160 páginas con preciosas imágenes de Maddie, haciendo alarde con toda naturalidad de una de sus más singulares habilidades: hacer equilibrio sobre cualquier superficie.







Proyecto de 50 narraciones fotográficas que documentan experiencias positivas de propietarios que han rescatado a sus mascotas. En lugar de mostrar imágenes tristes de perros abandonados en jaulas, celebra la alegría de las mascotas cuando son rescatadas.

Patrocinado por Purina, "Why we rescue" nos presenta a Maddie y Theron recorriendo nuevamente E.U pero esta vez para concienciar a los ciudadanos sobre la adopción de perros y mejorar la imagen que tienen sobre estos animales de compañía. Un año por el país, más de 20.000 km y unas 2.000 fotos para contar las historias de cientos de personas fue lo que dejó esta hermosa sesión fotográfica. 

Es así como a través de sus imágenes, Theron Humphrey no solo retrata la interacción entre perros y humanos, también enfoca otras realidades como pequeños detalles hogareños que describen la globalidad de su estilo de vida, desde decoración, moda, a hábitos gastronómicos. Un poético ejercicio audiovisual de antropología contemporánea.

Esta es la historia de Maddie explicada por el propio Humphrey:






Les dejamos algunas fotografías de Maddie, pero pueden ver el resto de sus proyectos en sus sitios oficiales:
Fuentes:

martes, noviembre 26, 2013

Wet Dog: Retratos de perros mojados.



¿Recuerdan esos clásicos calendarios con cachorros dentro de canastas y cubiertos con flores? eso ya es cosa del pasado. Si quieres conseguir una reacción, necesitas destacar. Eso es lo que la fotógrafa francesa Sophie Gamand comenzó a hacer con su proyecto "Wet Dog" (perro mojado).

Gamand recide en Nueva York y es especialista en retratos de canes: su empresa se llama Striking PawsTiene trabajos realmente interesantes como la serie de imágenes que captan la soledad y miedo de los perros, "Dead Dog Beach" en Puerto Rico.

Pero Gamand se ha convertido en todo un éxito viral debido a otra serie, la de los perros mojados. Es una idea sencilla, de resultados sorprendentes y potentes. Imágenes divertidas y personales que son imposibles de ignorar.


En colaboración con el estilista de mascotas Ruben Santana, Gamand fotografió los perros ya que estaban siendo bañados. La forma en que el agua juega con su pelo y sus expresiones faciales, creó retratos sorprendentes.











Fuentes:


lunes, noviembre 25, 2013

Joyería perruna




Con el deseo de introducir un diseño novedoso y diferente en el mundo de la joyería, y contando con conocimientos en porcelana, las dos hermanas Nach decidieron crear «Nach Bijoux» .

El origen de Nach Bijoux está ligado a la historia de su familia: Líder mundial en miniaturas de animales de porcelana desde hace casi 30 años, Christian Koch ha pasado su pasión a sus dos hijas. “Cada pieza es creada de manera artesanal en nuestros propios talleres, desde la fabricación de la porcelana hasta el montaje final. Gracias a la habilidad de nuestros artistas, y los años de experiencia, hemos llegado a controlar una técnica de fabricación única en el mundo.Todas nuestras joyas son firmadas y registradas. Somos la única marca en el mundo que ofrece una colección de este estilo basada en unos altos estándares de calidad”. 

Varias razas de perros son convertidas en anillos, gracias a los diseños que Nach Bijoux crea. Son el accesorio ideal para los amantes de estos animales y fieles mascotas de los que seguramente van a encontrar su perro favorito o hasta el que tienen en su edición de porcelana y pintados a mano. 

Pero no todo termina aquí, también pueden comprar aretes, alfileres, gemelos, prendedores y pulseras de pugs, bulldog francés, boston terriers y muchas otras opciones que les va a encantar. De los 30 a los 90 euros podrán comprar uno de estos accesorios en la tienda en línea de Bijoux

Es tanta la fama que estos diseños han alcanzado, que se añadieron a la colección varios animales más, como gatos, panteras, un tucán, rinoceronte, conejo, leopardo, entre otros.

Nach Bijoux es una historia acerca de los animales y el estilo. Mostrar lo que eres, y el estado de ánimo que encontramos hoy con un lindo conejo blanco, un colorido loro, o un tigre salvaje. 





viernes, noviembre 22, 2013

Joy Session, imágenes del último adiós.



Originaria de Minnesota, la fotógrafa Sarah Ernhart trabaja desde enero del 2010 en "Joy Session", un proyecto personal en el que captura el último momento de personas con sus mascotas ancianas o víctimas de enfermedades terminales. Son imágenes conmovedoras de animales en un abrazo final con sus amos. 

Detrás de cada foto se esconde una gran historia pero ninguna le llegó tanto al corazón a Sarah como la de Joan y su perro Joy. En esa ocasión era la dueña la que tenía poco tiempo de vida. "Joan vivía en un hospicio y sólo tenía la compañía de su labrador negro Joy. El era su apoyo y había llegado a salvarle la vida en varias ocasiones detectando cuando su azúcar estaba demasiado baja". Esta historia fue la que le dio nombre a este proyecto.


Las imágenes se caracterizan por resaltar el vínculo entre la mascota y su dueño, además del profundo amor que siente el uno por el otro.





Ernhart cuenta ya con más de 100 imágenes de dueños con sus mascotas, "A la gente le encanta la idea, no para de hacerse cada vez más grande". "Estas sesiones son para personas que quieren celebrar la felicidad, la alegría que sus mascotas han traído a sus vidas".

El servicio se ha hecho tan popular que ha tenido que crear un directorio de fotógrafos por todo el mundo que también fotografíen a dueños con sus mascotas terminales.

A continuación te dejamos una galería con algunas de las fotografías tomadas por Ernhart desde que comenzó con su proyecto "Joy Session".













Fuentes:

jueves, noviembre 21, 2013

Historias de fidelidad canina

Freud decía: "Los perros aman a sus amigos y muerden a sus enemigos, al contrario de las personas, que son incapaces de amar puramente y tienden a mezclar amor y odio".

Muchas son las historias que hemos escuchado sobre la enorme fidelidad de los canes para sus dueños; la amistad y complicidad que se forja en ambas partes para convertirse en un cariño puro y sin condiciones. No por nada los perros han sido considerados los mejores amigos del hombre, pues su naturaleza de fidelidad es inmensa, tanto que muchas anécdotas se han contado alrededor de este tema.

Te presentamos una breve recopilación de las historias más conmovedoras y famosas de perros extremadamente fieles, los cuales, incluso han sido acreedores a estatuas, placas, calles con su nombre y hasta películas.




Capitán

Después de que su dueño muriera, este perro mestizo dejó la casa en donde vivían para dormir a un costado de su tumba; sin embargo, la familia cuenta que nunca habían llevado al perro al cementerio, por lo que él solo, encontró a quien fuera su mejor amigo.





Bobby

Este terrier era propiedad de un policía de Edimburgo, el cual murió debido a una tuberculosis. Durante el funeral, Bobby estuvo presente y al enterrarlo, el perro se colocó a lado del sepulcro, donde permaneció hasta el último de sus días, 14 años después.






Fido

Adoptado por Luigi en un pueblo italiano, este can iba por su dueño todos los días a la estación de trenes, hasta que fue enviado a la Guerra, lugar del que jamás regreso; sin embargo Fido fue a buscarlo todos los días hasta el día en que murió debido a la vejez.






Gaucho

Este perro recorrió más de 50 km para llegar al hospital en el que internaron a su dueño por una grave enfermedad; cuando su amo falleció, lo acompaño en el velatorio y hasta el lugar en el que fue sepultado, el cual custodió hasta su muerte.






Collie

Llegó al cementerio de La Piedad el mismo día en que su amo fue sepultado, toda la noche se quedó junto a la tumba y al día siguiente los familiares intentaron llevarlo de regreso a casa, pero nunca pudieron.






Nina

Durante dos años, esta perrita fue al centro de rehabilitación en el que estaba internado su dueño y se colocaba en una de las ventanas para saludarlo; no dejo de ir ni un día hasta que su amo fue dado de alta.







Lobito
Llamado así por su color y cantidad de pelo, Lobito estuvo aproximadamente 8 años al pie del nicho donde se encontraban los restos de su amo, hasta que fue adoptado por una empleada del cementerio en donde se encontraba. Lobito murió años más tarde de viejo.






Canelo

Vivía en Cádiz y acompañaba cada semana a su dueño al hospital, en el cual se sometía a diálisis; pero un día no salió, pues falleció durante el procedimiento. Canelo lo esperó a la puerta del lugar por más de 12 años hasta el día en que murió atropellado.






Clara

Encontrada en 2007 en un cementerio de Israel, esta perrita se negaba a abandonar la tumba de su dueño, razón por la cual fue adoptada por los empleados y publicada en un periódico israelí.






Hachiko

Sin duda el perro más famoso debido a la fidelidad hacia su amo. Iba a buscarlo todos los días cuando regresaba de trabajar hasta que su dueño falleció. Hachiko cuenta con una estatua y una película en su honor.


Fuentes


martes, noviembre 19, 2013

Conoce a la mamá del cachorro que compraste



"Mi nombre es 109. Viví en una fábrica de cachorros por 6 años y medio. Tuve 11 camadas de cachorros y le hice ganar a mi dueño más de $30,000 dólares. Él en gratitud nunca me baño ni me cepilló. Nunca vi un veterinario ni sentí el pasto bajo mis patitas. El único momento en que salía de mi jaula de 2x3 era cuando me forzaban a cruzarme.

Me daban un poco más de comida y medio me aseaban cuando iba a tener a mis cachorros, en esos momentos me sentía feliz. Pasadas 4 semanas me los quitaban para venderlos en línea o en tiendas de mascotas, entonces volvía a estar sola y de regreso a mi jaula. El piso de alambre en mi jaula me provocó heridas profundas y permanentes en mis almohadillas. Mis uñas crecieron tanto que no podía caminar.

Ahora que todos fuimos rescatados... me siento asustada, pero he experimentado algo que nunca había escuchado antes... una suave y gentil voz"


¡Adopten!

Back2gether, la aplicación para unir a perros perdidos con sus dueños.




Back2gether es una aplicación gratuita y de fácil utilidad para contribuir a que los perros perdidos vuelvan a su hogar.

¿Cómo se usa?

1. Ingresas a Back2Gether mediante tu cuenta en Facebook, la interacción entre los usuarios puede ser por mensajes de texto, llamadas o correos electrónicos.
2. Si pierdes tu perro explora los PERROS ENCONTRADOS, tal vez alguien ya lo reportó. Si encuentras un perro reportalo como ENCONTRADO en el área donde lo hallaste. 
3. Ya sea que perdiste o encontraste una mascota, debes ingresar los datos de las características del animalito: raza, tipo de pelaje, color entre otras informaciones relevantes.

Cada marca roja es un EXTRAVIADO, cada marca azul es un RESCATADO. Podrás filtrar para sólo enfocarte en perdidos o encontrados, al dar clic en una marca aparece la foto del perro perdido/encontrado y los datos de contacto. 






Podemos buscarlos prácticamente en cualquier parte del mundo. Lo único que debemos hacer es REPORTAR y subir todos los casos que tengamos con la finalidad de que estén disponibles en la App 

Back2Gether, está disponible en todos los App Store del mundo para dispositivos de sistema operativo iOS y próximamente para Android, en idioma español e inglés. La aplicación funciona mediante un sistema de geolocalización.

Descárgala gratis en http://b2g.to/ios




Fuente:

sábado, noviembre 16, 2013

Félicette, la gata astronauta



Los estadounidenses eligieron simios para sus primeros vuelos espaciales. Los soviéticos y chinos se inclinaron por los perros. Los franceses fueron los primeros -y hasta ahora únicos- en enviar a un gato. Y aunque pocos se acuerdan de ella o quizá nunca la habían escuchado nombrar, en 1963 Félicette se convirtió en la primera gata en el espacio.

Félicette, fue la primera felina que viajo al espacio el 18 de octubre del 1963, en sustitución de Felix, un gato callejero que fue entrenado para la travesía y huyó a ultima hora. 

Despegó en una cápsula especial en la parte superior del cohete francés Véronique AG1, desde la base espacial Colomb Bacar en Hammaguir en el desierto del Sahara argelino.

Ella no entró en órbita, pero fue un vuelo que duró en total menos de 15 minutos. Viajó unos 100 kilómetros en el espacio, donde la cápsula se separó del cohete y descendió en paracaídas. A lo largo de los electrodos de vuelo implantados en su cerebro, Félicette transmitió los impulsos neurológicos a la Tierra. El centro francés d'Enseignement et de Recherches de Médecine Aeronáutica (CERMA), que dirige estos vuelos, declaró más tarde que la gatita había hecho una valiosa contribución a la investigación. La prensa británica de la época la llamaba la 'Astrocat'. El gobierno francés honra a esta minina heroína con un sello postal en 1992 y 1997. 



La rata Héctor


Los primeros viajes, fueron de ratas.

Corrían los años 60 y la Guerra Fría estaba en su apogeo. La Francia del general de Gaulle se resistía a dejar de ser una potencia mundial, y nada mejor que un programa espacial para mantener la grandeza de la nación. 

En 1949 los franceses comenzaron a construir un polígono de pruebas para cohetes y misiles en Hammaguir, justo en medio del desierto argelino. El complejo sería conocido como CIEES (Centre Interarmées d'Essais d'Engins Spéciaux) y pronto comenzaron a lanzarse desde allí todo tipo de vehículos. Los más conocidos serían la familia de cohetes Véronique (VERnon électrONIQUE), creados para estudiar la alta atmósfera y perfeccionar los sistemas de guiado y navegación de los futuros misiles franceses. Varias versiones científicas de cohetes sonda Véronique fueron lanzadas desde Hammaguir a partir del 19 de octubre de 1954.

El 22 de febrero de 1961 se lanzó el cohete Véronique AGI24 con la rata Hector, la cual alcanzó alcanzó una altura de 111 kilómetros, superando así la subjetiva frontera del espacio (cien kilómetros) y convirtiéndose de paso en el primer 'ciudadano' espacial francés. Para estudiar sus reacciones durante el vuelo, Hector llevaba implantado un aparatoso electrodo en su cráneo, una técnica desarrollada por el doctor Gerard Chatelier. El contenedor donde estaba alojado la pequeña rata, se separó del cohete y descendió por su cuenta en paracaídas. En principio la rata no había sido bautizada con ningún nombre. Fue la prensa francesa, entusiasmada por el éxito de la misión, quien decidió apodarla Hector. Esta heroína moriría seis meses después de su vuelo, al ser sacrificada por los investigadores con el propósito de estudiar en detalle su organismo.

Posteriormente se mandaron otras dos ratas, Castor y Pollox. La primera regresó sana y salva, aunque murió poco después de su regreso por culpa de las altas temperaturas del desierto argelino. Pollux no corrió con mejor suerte, el cohete Véronique AGI36 volvió a desviarse de su rumbo y su pequeño ocupante murió poco después, no sin antes alcanzar los 110 kilómetros de altura. Su cuerpo nunca fue recuperado.





Comienza la selección de gatos

Después de mandar tres ratas al espacio, el gobierno francés decidió que ya era hora de enviar un animal más 'digno' y pronto comenzaron los preparativos para enviar gatos al espacio. 

La elección de gatos era bastante extraña ya que estos no presentaban las similitudes fisiológicas con los humanos que tienen los simios y -comparados con los perros- no son muy buenos que digamos a la hora de acatar órdenes. Nadie entendía muy bien por qué Francia decidió mandar gatos al espacio, pero el caso es que se seleccionaron 14 felinos como candidatos. 

Estos animalitos fueron sometidos a todo tipo de pruebas (ruidos, vibraciones, cámaras de vacío, centrífugas, etc.) para valorar su predisposición al vuelo espacial. Después de innumerables pruebas, los elegidos para la gloria serían Félix y Félicette. Según cuenta la leyenda, Félix que fue recogido de las calles de París por el dueño de una tienda de animales antes de ser adquirido por el gobierno francés. Otros dos gatos pasarían las pruebas, mientras que los diez restantes serían despedidos del incipiente cuerpo de astronautas felinos por sobrepeso.

Antes de su vuelo, los dos gatos fueron sometidos a una operación de diez horas para implantarles los electrodos craneales correspondientes. En un principio Félix sería el elegido para la misión, pero inexplicablemente escapó antes del vuelo. A raíz de su fuga Félicette fue ascendida de 'suplente' a 'tripulación principal'. La gata despegó desde Hammaguir el 18 de octubre de 1963 a las 08:09 hora local mediante el cohete Véronique AGI47 y poco después alcanzó una altura récord de 156 kilómetros. La gata pudo disfrutar de cinco minutos de ingravidez en su pequeño contenedor. Ningún gato había llegado tan lejos. La cápsula aterrizó según lo previsto 13 minutos después del lanzamiento. Félicette estaba viva, aunque algo magullada.

Félicette se convirtió en toda una celebridad, pero su imagen con el aparatoso electrodo implantado en el cráneo removió más de una conciencia. 

El 24 de octubre de 1963 despegó otro gato desde Hammaguir en el cohete Véronique AGI50, pero moriría pocos minutos después por culpa de una explosión en el lanzador. Su nombre, si es que lo tuvo, nunca fue hecho público. Tras este fracaso, Francia suspendió los vuelos suborbitales de felinos, por lo que a día de hoy Félicette continúa siendo el único gato que ha superado los cien kilómetros de altura. 


"Para Félicette,
nuestra valiente astronauta 
felina"
- Ilustración de Ami Moore


Colaboró:

Fuentes:


Mutts, el cómic de los perros criollos



Mutts supone todo lo que una tira de cómic debiera ser: divertida y con dos personajes principales maravillosamente inocentes. Y eso es justo lo que afirma de ella Charles M. Schulz, el creador de Snoopy. Esta historieta de Patrick McDonnell se publica actualmente en más de 500 periódicos de 20 países  hay un total de 8 antologías publicadas en Estados Unidos hasta la fecha y ha ganado el National Cartoonists Society's a "Mejor tira de cómic del año"; el prestigioso Max and Moritz alemán, y dos Genesis Awards from The Ark Trust.

Si bien no es un cómic 100% sobre abandono animal, cosa que pudiera sugerir su nombre (Mutt = perro criollo), una vez al año McDonnell publica tiras donde busca sensibilizar a los lectores, sobre el abandono de los animales y promueve la adopción de los mismos en las protectoras.





El autor

Patrick McDonnell como muchas otras personas, tiene especial predilección por los animales, y además un talento notable para el dibujo. Esa combinación fue la que lo llevó a crear en 1994 su tira Mutts conocida en los países de habla hispana como Motas, donde cuenta la amistad de un perro (Earl) y un gato (Mooch). Como bien indica su autor, esta historia es una celebración de lo sencillo. Rememora lo entrañable y lo familiar del día a día.


En las historias de Mutts, McDonnell se muestra como un gran amante y defensor del medio ambiente y de los animales. Sus personajes, sin abandonar el humor, son capaces de transmitir claros mensajes en este sentido.

La filosofía de la obra queda plasmada en un mundo donde animales y hombres conviven en un hermoso equilibrio. Y aunque McDonnell es activista de diversos organismos protectores de animales, sus tiras jamás enfocan ese problema directamente.

Ligera, pero crítica, esta tira ha llamado la atención de muchos lectores, y actualmente se le puede encontrar en periódicos en casi todo el mundo. 

McDonnell nació en 1956, en Nueva Jersey, en el seno de una familia italo-irlandesa. Sus padres se conocieron siendo estudiantes en la Cooper Union Art School. Tanto McDonnell como sus hermanos crecieron en un ambiente donde el arte era una actitud habitual. 

Aunque cursó estudios en la School of Visual Arts, está convencido de que un autor de cómic nace, no se hace. Cuando contaba siete años, escribió una carta a Charles M. Schulz, y en dicha carta se permitía sugerirle al maestro la posibilidad de que Snoopy contara con un compañero gatuno. 





El cómic 

Mutts es un cómic de prensa y por consiguiente, pertenece a un género muy apreciado en Estados Unidos. Lo habitual en estas tiras es que sean en blanco y negro, reservándose la historia en color para la edición dominical. McDonnell, poseedor de un estilo minimalista, pero de una enorme fuerza expresiva y emotiva, es feliz trabajando con ese formato.

La primera tira de Mutts apareció el 5 de septiembre de 1994 la cual no tardó en calar profundamente en lectores y críticos, y enseguida recibió numerosos y prestigiosos premios.

Además del humor que está presente en cada una de las tiras y de ser una lectura muy recomendable para niños mayores de ocho años, es muy probable que otra parte del éxito de este cómic, es que los animales se comportan como lo que son, animales. Es decir, no son humanizados como Garfield o Snoopy. Los personajes principales Earl y Mooch se comportan prácticamente como lo suelen hacer algunos perros y gatos. Sus reacciones, pensamientos y acciones son bastante coherentes con su condición de perro y gato. 

En sus viñetas dominicales, McDonnell también hace referencia a otro de sus grandes maestros, E.C. Segar, el autor de Popeye. Pero abundan otras alusiones a los cómics de Dick Tracy y a los superhéroes como Hulk, Superman, Flash o Los 4 fantásticos.

Muchos autores de tiras suelen usar una misma ilustración como viñeta separada que introduce la tira del domingo. McDonnell prefiere no optar por algo fijo.





Otras publicaciones

Las aventuras de Mooch y Earl han sido leídas en 20 países. Con ese éxito en la mochila, McDonnell se embarcó hace años en la aventura de publicar libros para niños y no tan niños.

El primero de ellos, The gift of nothing es sin duda, su mejor libro infantil publicado hasta el momento: una obra maestra, contraria al consumismo desaforado, cuyo valor más positivo es la amistad incondicional de sus protagonistas, Mooch y Earl.

Hay más homenajes que podemos rastrear en Mutts: portadas míticas de discos de Elvis Presley y Jimmi Hendrix; carteles de películas como El hombre invisible; obras de pintores como Dali, Magritte, Ando Hiroshige, Toulouse-Lautrec, Norman Rockwell, Thomas Hart Benton, Katsushika Hokusai; carteles de propaganda de la Rusia comunista; publicidad de conocidos cereales e Incluso la famosa portada del libro El principito.

El reparto de personajes, como en todas las tiras, se ha ido ampliando poquito a poco con el paso de los años. Hoy en día tenemos un buen grupo de perros, gatos, pájaros, cangrejos, ardillas, ballenas e incluso uno que otro humano.

Como dato curioso, McDonnell ha realizado versiones de cuadros famosos como El Beso de Klimt, portadas de discos como Abbey Road de The Beatles, las latas de sopa de Warhol, o incluso portadas de cómics como el nº 1 de los 4 Fantásticos.

En 2006 McDonnell publicó otro libro, Arte. Esta vez no aparecen los personajes de Mutts. El protagonista es un niño con una particular visión de lo que es el arte.




Los personajes de Mutts

Mooch como buen felino, es egoísta, glotón y un poco flojo. En apariencia, sólo es capaz de amar a su calcetín rosa. Earl, es un perro responsable, agradecido y amable. Está enamorado de su dueño, al que se dirige como “mi Ozzie”.

Los humanos “propietarios” de estos divertidos animales –Ozzie, el dueño de Earl, y el simpático matrimonio de ancianos formado por Millie y Frank, a quienes Mooch “permite que vivan con él”– también forman parte de la historia. Todos ellos viven divertidas peripecias y expresan pensamientos de gran profundidad.


A los personajes habituales se le unen Butchie el carnicero, siempre atento a que nuestros protagonistas no le roben. Está el perro guardián y fiero que en el fondo, es todo corazón. Sourpuss, un gato gordito que odia todo lo que le rodea. Woofie, un perro bobalicón que es todo lo contrario. 

McDonnell puebla con otras especies como: una marmota, un cangrejo malhumorado, un mejillón o un gato nuevo en el vecindario, peces, pájaros y ardillas por tan solo mencionar algunos de los actores secundarios de la tira de prensa. Haciendo de todos ellos, una gran historia en el que cada uno guarda su importancia en el desarrollo de trama a la que nos quiere llevar el autor. Dicho escenario viene a ser un reflejo del ambiente en el que vive el autor. Por eso éste prefirió respetar la naturaleza de cada animal y, dentro de lo posible, evitar las representaciones antropomórficas.

Publicada en más de 700 periódicos de todo el mundo y admirada por maestros como Charles M. Schulz, Matt Groening y Art Spiegelman, Mutts es una tira cuya principal virtud es su sencillez, una sencillez que sólo pueden conseguir los más grandes, como Patrick McDonnell.

Les dejamos algunas de estas maravillosas viñetas que seguro les encantarán. Si quieren ver más, visiten sus sitios oficiales.

Sitio oficial de Mutts
Facebook 
Twitter








Fuentes:
How to

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India