miércoles, febrero 26, 2014

Mascotas bien portadas



¿Te enloquece la mala conducta de tu peludo? He aquí cómo resolver seis problemas comunes. 


Mi gato se orina por toda la casa.
Tras borrar las huellas de su “gracia”, pasa un trapo con amoniaco por el sitio mojado. El intenso olor disipará el de la orina, y hará que el gato no quiera volver al mismo sitio a hacer su chiste.


Mi gato arranca las plantas del jardín.
Guarda cáscaras de naranja, toronja y limón en el congelador durante el invierno. En la primavera y el verano, espárcelas sobre el terreno donde cultivas flores y hortalizas, y cúbrelas con una capa delgada de tierra.


Mi perro escarba una y otra vez en el mismo lugar del jardín.
Esparce en ese sitio pedacitos de desodorante para baño en pastilla. El penetrante olor lo mantendrá alejado.


Mi gato salta sobre los muebles.
Pega tiras de cinta adhesiva de doble cara en las mesas y otras superficies en las que no quieras que trepe. Los gatos odian la sensación del pegamento en las patas, así que el tuyo pronto dejará de hacer de las suyas.


Mi perro se mordisquea una pata, la cola o el pelo.
Unta en la parte que se muerde un poco de aceite de clavo (puedes comprarlo en farmacias y tiendas especializadas). Su desagradable sabor le quitará el mal hábito.


A mi gato no le gusta su caja de arena.
Sumerge una bolita de algodón en jugo de limón; ponla luego en un colador de té y cuelga éste en el lugar que el gato haya escogido para orinar. El olor lo hará alejarse de allí y volver corriendo a su caja de arena.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India