jueves, julio 31, 2014

Suryia y Roscoe, una amistad increíble



La amistad entre un orangután llamado Suryia y un perro de nombre Roscoe es otra de esas bellas historias de relaciones poco comunes entre animales de distintas especies.

Suryia
vive en Carolina del Sur, en un instituto que se ocupa de animales en peligro de extinción (The Institute of Greatly Endangered and Rare Species, T.I.G.E.R.S). Un día, Myrtle Beach miembro del instituto salió a dar un paseo en elefante, acompañada de Suryia.

De pronto se toparon con un perro que parecía abandonado. Se veía perdido, desorientado y en mal estado de salud. El perrito quedó frente a frente al elefante, y lejos de asustarse, sólo se quedó mirándolos. Suryia bajó y se puso a jugar con el perro, pareciera que fueran amigos de toda la vida.





De regreso al instituto, el perrito los siguió. Se buscó a sus dueños, pero parecía que nadie sabía nada de él.

Suryia comenzó a compartir su comida con Roscoe (como terminaron llamándole). Ambos animales se hicieron inseparables y Suryia ayudó a su nuevo amigo en su rehabilitación, que incluyó varios días dentro de una piscina. Desde entonces, esta pareja vive en el instituto y juegan todos los días

Esta es una amistad realmente hermosa y que ha sorprendido a muchos, sobre todo porque los perros suelen tenerle miedo a los primates.

Ahora la bonita historia de amistad ha sido recogida en el libro 'Suryia and Roscoe', donde el fotógrafo Barry Bland ha captado las situaciones cotidianas de esta pareja. Acá te presentamos algunas de esas bellas imágenes.












Fuente:


lunes, julio 28, 2014

Matteo Walch, el encantador de marmotas




Matteo Walch es un pequeño que junto con su familia, comenzó a vacacionar en Groslockeren, en los Alpes austriacos. Allí una particular colonia de marmotas sintió un cariño muy especial por él.

Las marmotas suelen ser animales tímidos con los humanos y por lo general suelen escapar al verlos.

Es tal la relación de amistad que existe entre Matteo y las marmotas, que sus padres decidieron volver cada año y pasar al menos dos semanas en los Alpes, para que Matteo se reencuentre con sus amigas y así fomentar la relación tan especial que mantienen. Lo más interesante es que a pesar del tiempo, ellas no lo olvidan y siempre lo reciben de una forma cariñosa, como si fuera uno más de la colonia. Se acercan a él y se frotan contra su cuerpo para recibir las caricias del niño quien juega con ellas y les da de comer.

"Matteo ama a los animales y no le tienen miedo en absoluto, porque él tiene un sentimiento hacia ellos y las marmotas lo perciben" afirma el padre de Matteo, que documenta desde hace años la relación de su hijo y las marmotas alpinas.









domingo, julio 27, 2014

John and George: El perro que cambió mi vida






Hace un año les compartimos la historia de James Bowen,
un músico callejero de Londres ex adicto a la heroína, y Bob, un gatito que encontró perdido en la calle.

P
ues ahora les tenemos una historia muy parecida, los protagonistas son John Dolan y su perro George.

John Dolan era un indigente que vivía en las calles de Londres y era adicto a la heroína. Su vida había estado plagada de abusos, delincuencia, indiferencia y tiempo en prisión.


Debido a que no pudo conseguir un trabajo por su oscuro pasado, comenzó a mendigar en las calles de Londres, pero la experiencia le parecía humillante, así que tomó papel y pluma, y comenzó a dibujar. Pasaba todos los días sentado en la calle, dibujando aquellos edificios que a menudo pasaban desapercibidos y eran ignorados por los transeúntes. Tras tres años como ilustrador callejero, logró convertirse en parte de la comunidad y en una pieza fundamental del paisaje urbano de Shoreditch High Street.

Pero su vida de adicciones cambió cuando George, un Staffordshire bull terrier, llegó a su vida y lo salvó. El can apareció en la vida de Dolan gracias a dos amigos que se lo ofrecieron a cambio de una cerveza, y que al tampoco tener hogar, tuvieron que renunciar a su perro si es que querían conseguir una vivienda social.




Es así como gracias a George, la
ilusión de Dolan por seguir avanzando en el camino del arte resurgió aún con más fuerza. George se encontraba a su lado día tras día y el cariño y la amistad entre ambos suplía el vacío de soledad y tristeza de la vida en la calle. Fue así como este perrito se convirtió en su nueva inspiración y en el protagonista de sus retratos con los que, junto a los dibujos que ilustraban el paisaje urbano, pretendía reunir el dinero suficiente para volver a tener un hogar.

El giro que dió su vida


Un día, Richard Howard-Griffin, director de una galería cercana a la esquina donde solían ubicarse Dolan y George, le preguntó si quería dibujar algunos paisajes urbanos para él. Howard-Griffin tuvo la idea de invitar a otros artistas callejeros, como ROA y Thierry Noir, para que intervinieran en las ciudades repetidas, pero siempre distintas, de John. Se vendieron todas a 50.000 libras cada una, y nuevas propuestas y colaboraciones empezaron a surgir. Como muestra de gratitud hacia los animales, las ganancias de la exposición fueron donadas a las asociaciones The Big Issue Foundation y Battersea Dogs and Cats Home.









Ahora Dolan tiene una nueva exhibición en la Howard Griffin Gallery, en la que también está presentando su libro John and George: The Dog Who Changed My Life, "Era un perro muy agresivo, gruñía, perseguía a los gatos y le cansaba la gente, pero al poco tiempo comencé a entrenarlo y su personalidad cambió. Ahora es un amigo realmente agradable", dijo Dolan.
 
John asegura que a veces sigue estando deprimido, que esta nueva realidad no ha cambiado su interior, pero no siente rencor hacia su familia, aunque ahora George sea su miembro más importante: “Si no hubiera sido por él yo no hubiera cogido mi pluma”.




 
La historia de John Dolan es un claro ejemplo de cómo un perro te puede llegar a cambiar la vida. Gracias a su fiel compañía, Dolan es actualmente el artista más famoso del este de Londres y ha dejado atrás aquellos caóticos 20 años en los que su vida no seguía un rumbo definido. Él nunca se apartará de su amigo de cuatro patas que tantos años le ha ofrecido su calor en tiempos de soledad.
 
Aquí puedes ver más sobre la historia de John y George.
Sin dejar de dibujar, apoyando los folios sobre una superficie rígida, John Dolan pasa el día sentado en la acera en High Street, en el barrio londinense de Shoreditch, en la zona norte de la capital inglesa. No lejos de él, como montando guardia, George —un perro de tamaño medio, robusto y con una mancha negra en el ojo izquierdo— permanece paciente, sentado sobre la chaqueta de su dueño y vigilando el vaso de cartón donde los peatones echan monedas tras adquirir alguno de los dibujos. Dolan había estado en la cárcel varias veces por delitos menores y había vivido en la calle por temporadas los últimos 20 años, pero pasar tres años como ilustrador callejero cambió su vida, lo convirtió en un personaje famoso del paisaje urbano de Shoreditch: era parte del barrio, hablaba con los viandantes sobre su vida, daba importancia en sus dibujos a los edificios ignorados o despreciados. El otro cambio definitivo había sido George: un animal que le proporcionó lealtad, compañía y esperanza tras dos turbulentas décadas de soledad. Fue sólo hace un año cuando la galería Howard Griffin de Londres se interesó por los cada vez más depurados paisajes arquitectónicos del autor. Le ofreció exhibir una selección de trabajos y crear obras para la exposición en conjunto con artistas urbanos consagrados como el británico Ian Stevenson, el español Pelucas, el alemán Flying Fortress, los israelíes Broken Fingaz... Ahora, la Howard Griffin vuelve a reunir el trabajo del ilustrador en John Dolan - John and George, una muestra centrada en la historia de Dolan y su perro que se inaugurará el 17 de julio y permanecerá en cartel hasta el 17 de agosto. A cambio del coste de una lata de cerveza Además de los edificios, el otro gran motivo de los dibujos siempre fue George. Sin ser una historia más de sensiblería animalista, la convivencia de dueño y mascota se basa en la fortaleza, en la necesidad de estar juntos ante la marginación tanto de la persona como del animal. Dolan retrataba a George porque era el único que estaba junto a él, día tras día, a veces envuelto en la chaqueta por el frío, con los ojos cerrados en duermevela, atento y silencioso ante el vaso de papel o un sombrero. Retrataba a George porque era el único que estaba junto a él, día tras díaDesde que se lo ofrecieran dos sintecho a cambio del coste de una lata de cerveza, el perro de casi siete años le había brindado una amistad incondicional y junto a él consiguió reunir las fuerzas necesarias para retomar el dibujo (que había dejado de lado durante muchos años) y lograr con las humildes obras volver a tener un hogar. "Probablemente me dibujaría a mí" La exposición rodea al espectador de cientos de ilustraciones de George y en esa repetición se esconde un modo de contar el tiempo: cada dibujo marcaba el paso de un día más y la presencia del perro era, en aquellos duros años, lo único seguro en la caótica vida del autor. Las sutiles variaciones entre pieza y pieza documentan una relación profunda y sin pretensiones. "Probablemente me dibujaría a mí. Me gustaría pensar que haría también un gran trabajo", contesta convencido Dolan en una entrevista cuando le proponen que imagine qué haría George en caso de poder dibujar. La presencia del perro era lo único seguro en la caótica vida del autorComo escenario de la muestra, la galería recreará en sus instalaciones la calle en la que pinta a diario el artista y que ha sabido convertir en su microcosmos creativo. Además de presentar nuevos trabajos, la muestra coincide con la publicación de la autobiografía del ilustrador, en la que cuenta su historia de supervivencia y redención a través del arte y que será editada este mes en inglés por Random House.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2193247/0/john-dolan-george/ilustracion-calle/exposicion/#xtor=AD-15&xts=46726


Sin dejar de dibujar, apoyando los folios sobre una superficie rígida, John Dolan pasa el día sentado en la acera en High Street, en el barrio londinense de Shoreditch, en la zona norte de la capital inglesa. No lejos de él, como montando guardia, George —un perro de tamaño medio, robusto y con una mancha negra en el ojo izquierdo— permanece paciente, sentado sobre la chaqueta de su dueño y vigilando el vaso de cartón donde los peatones echan monedas tras adquirir alguno de los dibujos. Dolan había estado en la cárcel varias veces por delitos menores y había vivido en la calle por temporadas los últimos 20 años, pero pasar tres años como ilustrador callejero cambió su vida, lo convirtió en un personaje famoso del paisaje urbano de Shoreditch: era parte del barrio, hablaba con los viandantes sobre su vida, daba importancia en sus dibujos a los edificios ignorados o despreciados. El otro cambio definitivo había sido George: un animal que le proporcionó lealtad, compañía y esperanza tras dos turbulentas décadas de soledad. Fue sólo hace un año cuando la galería Howard Griffin de Londres se interesó por los cada vez más depurados paisajes arquitectónicos del autor. Le ofreció exhibir una selección de trabajos y crear obras para la exposición en conjunto con artistas urbanos consagrados como el británico Ian Stevenson, el español Pelucas, el alemán Flying Fortress, los israelíes Broken Fingaz... Ahora, la Howard Griffin vuelve a reunir el trabajo del ilustrador en John Dolan - John and George, una muestra centrada en la historia de Dolan y su perro que se inaugurará el 17 de julio y permanecerá en cartel hasta el 17 de agosto. A cambio del coste de una lata de cerveza Además de los edificios, el otro gran motivo de los dibujos siempre fue George. Sin ser una historia más de sensiblería animalista, la convivencia de dueño y mascota se basa en la fortaleza, en la necesidad de estar juntos ante la marginación tanto de la persona como del animal. Dolan retrataba a George porque era el único que estaba junto a él, día tras día, a veces envuelto en la chaqueta por el frío, con los ojos cerrados en duermevela, atento y silencioso ante el vaso de papel o un sombrero. Retrataba a George porque era el único que estaba junto a él, día tras díaDesde que se lo ofrecieran dos sintecho a cambio del coste de una lata de cerveza, el perro de casi siete años le había brindado una amistad incondicional y junto a él consiguió reunir las fuerzas necesarias para retomar el dibujo (que había dejado de lado durante muchos años) y lograr con las humildes obras volver a tener un hogar. "Probablemente me dibujaría a mí" La exposición rodea al espectador de cientos de ilustraciones de George y en esa repetición se esconde un modo de contar el tiempo: cada dibujo marcaba el paso de un día más y la presencia del perro era, en aquellos duros años, lo único seguro en la caótica vida del autor. Las sutiles variaciones entre pieza y pieza documentan una relación profunda y sin pretensiones. "Probablemente me dibujaría a mí. Me gustaría pensar que haría también un gran trabajo", contesta convencido Dolan en una entrevista cuando le proponen que imagine qué haría George en caso de poder dibujar. La presencia del perro era lo único seguro en la caótica vida del autorComo escenario de la muestra, la galería recreará en sus instalaciones la calle en la que pinta a diario el artista y que ha sabido convertir en su microcosmos creativo. Además de presentar nuevos trabajos, la muestra coincide con la publicación de la autobiografía del ilustrador, en la que cuenta su historia de supervivencia y redención a través del arte y que será editada este mes en inglés por Random House.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2193247/0/john-dolan-george/ilustracion-calle/exposicion/#xtor=AD-15&xts=467263

sábado, julio 26, 2014

Perrita se desmaya al reencontrarse con su dueña




Todos aquellos que tenemos perros, hemos vivido ese bello momento de llegar a casa y ser recibidos efusivamente por nuestros peludos.

Y es que se dice que los perros no perciben el tiempo, salir por un par de horas, es una eternidad para ellos.

La reacción de Casey, una pequeña Schnauzer al reencontrarse con su dueña después de dos años (el equivalente a 14 años para los perros) es un claro ejemplo de lo felices que son al volver a vernos, fue tal su emoción que incluso llego al borde del desmayo.

El veterinario revisó a Casey después de haber sufrido semejante emoción y la pequeña se encuentra bien.
 



viernes, julio 25, 2014

Diibujos infantiles de animales llevados a la vida real



Seguramente cuando eras pequeño pasabas horas con hojas en blanco y miles de crayolas para dibujar la manera en qué veías el mundo, los objetos que te rodeaban y los animales que más te gustaban, o simplemente decidías plasmar tu arte en las paredes blancas de tu casa, y se convertían solamente en bellos recuerdos de tu infancia…

Eso fue lo mismo que hizo Telmo Pieper cuando tenía 4 años, sin embargo, él nació para ser artista y después de varios años de experiencia decidió desempolvar esos recuerdos y recrearlos, claro que esta vez con sus grandes conocimientos de pintura y con la enorme ayuda de Photoshop.

Para su serie llamada "Kiddie Artes", Pieper sacó sus viejos bocetos y los recreó en dibujos tan realistas que resultan imágenes increíblemente extrañas.

Telmo es ahora un muralista holandés que ha trabajado en grandes proyectos, entre los que destacan Telmo Miel en Rotterdam y, por supuesto Kiddie Artes, la cual cuenta con algunos de los animales más extraños, una ballena en forma de zapato, una mariposa con una particular cabeza, entre otros.

Échale un vistazo a su trabajo.












Fuente:



Humano ¿dónde estás?


Mucha gente dice que los gatos no son cariñosos con sus dueños como lo son los perros, pero estos gatos demuestran lo contrario.

Varios estudios científicos demuestran que los gatos probablemente son menos apegados a nosotros, que nosotros a ellos. Sin embargo, seguramente muchos de aquellos que tienen o han tenido gatos, cuentan con hermosas historias que demuestran el gran amor que su gatito les tiene -ronroneos, masajes con sus patitas, o "lindos" regalos ratonescos-.

La siguiente es una colección que muestra a varios gatos esperando detrás de una ventana a su querido dueño, para mostrar, a su manera,  lo mucho que los aman.

¿O será que sólo quieren salir a pasear? :D













jueves, julio 24, 2014

Increíbles esculturas de animalitos




Seguramente si ves estos animalitos, dificilmente imaginarías que son de peluche.

Su creadora es Lee Cross, conocida también como Wood-Splitter-Lee, escultora originaria de Alaska, que radica en Virginia, Estados Unidos.

Lee fue una niña prodigio de su clase, creando maravillosas esculturas de arcilla desde los 14 años. Tiempo después comenzó con la creación de hermosas piezas de arte. Algunas son de piel sintética y algunas más de madera.


La creación


Lee comienza con un esqueleto de alambre que cubre con plastilina para modelar, luego lo envuelve con relleno para hacerlo suave. Posteriormente los cubre con tela de peluche y decora a mano con pintura. Cada pieza es totalmente artesanal, sin moldes o patrones. Algunas de sus esculturas son incluso movibles y pueden ser puestas en diferentes posiciones.























Más de su colección


El trabajo de Lee Cross va mucho más allá de animalitos de peluche. Lobos con cuernos, zorros con cola de fuego y felinos mariposas también son parte de sus creaciones. Son seres que traspasan la pantalla y pareciera que cobran vida. Ya no sólo los verás en películas, incluso a algunos, puedes tenerlos en casa.

Sus animales fantásticos están cubiertos en pieles de colores vivos, su anatomía y expresiones son tan convincentes, que de verdad pareciera que están vivos.


Llévate uno a casa

Hay la posibilidad de vez en cuando de comprar sus esculturas en eBay, así que si te gusta alguna, no dudes en comprarla ya que difícilmente volverá a crear una igual.

Para más información, visita sus sitios oficiales: Deviantart | Ebay | Facebook

Mientras tanto te dejamos más de su increíble trabajo.






















LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India