viernes, noviembre 21, 2008

Ellos también se deprimen

La relación que tenemos con nuestros animales nos llena de alegría y compañía, pero pocas veces nos detenemos a reflexionar sobre lo que significamos para ellos. Aunque parezca increíble los animales también pueden sufrir depresión, ya sea por componentes genéticos o por factores ambientales que determinan que nuestro ser querido caiga en un estado depresivo que debe ser tratado con la misma seriedad con la que trataríamos este mal en los seres humanos.

La depresión en animales se caracteriza por una bajada en la actividad psíquica, principalmente en el componente afectivo y la relación con sus dueños. De acuerdo con la veterinaria y especialista en conducta animal del Instituto Integral de Comportamiento y Bienestar en el perro, Susana Morillas, este trastorno responde a la falta de entendimiento entre el animal y su dueño. “La vida que llevamos hoy nos deja poco tiempo para entregar a nuestras mascotas, los dejamos mucho tiempo solos y desatendidos, y eso les afecta emocional y psicológicamente”, indica. El desorden emocional se presenta de manera alarmante en mamíferos como perros y gatos, pero también en reptiles y aves.


Síntomas de depresión


* Morderse las patas
* Lamerse recurrentemente una zona determinada del cuerpo,
* Comerse las uñas
* Mordisquearse la cola, entre otros

Pueden ser la alerta para detectar una posible depresión en el animal. Las aves en cautiverio experimentan cuadros de estrés y depresiones severas, principalmente por las condiciones de vida en las que se las tiene o por falta de actividad y aburrimiento. Éstas pueden llegar incluso a sacarse sus propias plumas y quedar completamente peladas.




Algunos indicios de la depresión son la constante apatía que tendrá nuestro animal de compañía, la falta de ánimo para jugar, ausencia de apetito, muchas ganas de dormir o, por el contrario, insomnio e hiperactividad. La automutilación es una muestra clara de que necesitan la atención de sus amos o están enfadados con algo en particular que los “obliga” a dañarse. El mayor problema de este trastorno es que el animal, a diferencia de los humanos, no puede comunicarse con sus dueños ni explicar qué es lo que realmente le pasa, entristece o molesta.

Generalmente, las mascotas atraviesan este complejo período porque existen factores como la falta de atención, los malos tratos, cambios bruscos de rutina, la llegada de un cachorro más joven a la casa donde ya existe un perro viejo o la muerte de un ser querido para el animal.

Si ninguno de estos factores se presenta en nuestra mascota, quizás estemos frente a una depresión endógena, que viene determinada por un componente genético, el cual es más difícil de combatir, ya que al no ser un problema del entorno del animal, difícilmente se puede modificar.

Los expertos aseguran que la mejor manera de prevenir que nuestra mascota sufra depresión y ansiedad es socializarlos desde que son pequeños, estar atentos ante cualquier cambio en su conducta como la apatía, y no confiar en que con sólo darle agua y comida el animal se mantendrá sano y feliz.

NOTA: Los síntomas presentados no siempre aplican a todas las mascotas. Si tu perrito presenta alguno de ellos, no quiere decir que está deprimido. Obsérvalo bien!!!


Fuente:
Muy animal

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India