sábado, enero 04, 2014

¡Los Reyes Magos me trajeron un perrito!




"Luis bajó corriendo con la misma ilusión que cualquier niño de siete años para ver qué le habían traído los Reyes Magos, al pie del iluminado árbol había varias cajas maravillosamente envueltas. De entre ellas destacaba una hermosa canasta de mimbre, estaba seguro de que allí había lo que con más fervor les había pedido a esos tres hombres que siempre complacían sus deseos.

Los demás regalos podían esperar, lleno de emoción descubrió que dentro de la canasta se encontraba lo más parecido a una bolita de algodón, peludo, pequeño, dormido.

Luisito lo extrajo y con su dulce voz gritó: "¡Un perrito!". Exacto, ahí estaba adormilado, bostezando, exhalando aún un dulce aroma a leche materna; sus padres creyeron que era el mejor regalo que los Reyes Magos habían podido llevar a su hijo después de tantas suplicas por tener un perro.

Los primeros días Max, como lo llamaron, fue la alegría de la casa, iban de aquí para allá con él, lo presumían a los amigos, lo enseñaron a subir a la cama, a los sillones, le daban a probar toda clase de alimentos, rompía los zapatos y era tan gracioso verlo con el hocico lleno de hojas de las flores de mamá.

Se olvidaron de educarlo o quizá ignoraban que debían hacerlo. Con el pasar de los meses Max creció, ya no lo cubría ese pelo sedoso y suave, las mordidas comenzaron a doler y sus juegos a lastimar; que comiera zapatos o destrozara plantas dejó de ser gracioso, igual que el pelo en los sillones, la cama y la ropa.

Se volvió una carga tener que limpiar una y otra vez el piso donde Max hacía sus necesidades. Pronto llegó el cumpleaños de Luis, y entre los regalos recibió un videojuego que capturó toda su atención, aunque prometió ser responsable con Max, la idea de superar el siguiente nivel del juego le impidió cumplir con su olvidado amigo."


Esta es una historia que año con año se repite en cientos de hogares. Muchos padres responderán a la oferta de criadores de patio que venden sus "productos" en bazares, avenidas principales o en tiendas de mascotas que exhiben hermosos y carísimos cachorros. Todos, tanto los de la calle como los de los comercios, son destetados anticipadamente, algunos presentan enfermedades que son consecuencia de la cruza entre consanguíneos, no están vacunados ni desparasitados. 

Los que logran sobrevivir, tristemente son abandonados por su "familia", los meses posteriores a enero; los antirrábicos se llenan de perros, gatos y otras mascotas donde son llevados a morir cruelmente; los teléfonos de los refugios suenan incesantemente, la gente quiere saber si puede abandonar allí a su mascota, sin considerar que todos estos lugares están saturados. Otros se toman la molestia de investigar los datos de protectores independientes y llaman diciendo: "Tengo un perrito que ya no quiero, ¿crees que le puedas conseguir una casa?".

En las calles es posible ver ejemplares de diversas "razas" deambulando, criollos y puros son igualmente abandonados. Mueren, son atropellados, envenenados, otros son amarrados a los árboles de los bosques o los jardines; los suben al coche y los dejan en las calles de colonias cercanas, o más lejos, quizá en una carretera, en un punto de no retorno. O si no se deshacen de ellos, son condenados a pasar el resto de su vida en una azotea.

Antes de adquirir a un animal de compañía, COMPRENDE que tener una mascota es una responsabilidad para toda su vida: dos, cinco, 15 años, o más.

Decir "sí" a un ser vivo es comprometerse, aceptar que es un integrante más de la familia, uno que necesita cuidado, atención, tiempo, educación, revisiones médicas y mucho amor.

Para obsequiar una mascota, cualquiera que sea la fecha, piénsalo bien, planéalo, infórmate de todo lo necesario sobre sus cuidados, su desarrollo, el tamaño que logrará de adulto y costos de mantenimiento. Piensa que al regalar un animalito, la responsabilidad la entregarás a esa persona a la que obsequiarás ¿Sabes si podrá con esas responsabilidades? ¿Si tiene los recursos para mantener a un peludo durante tantos años?.

Sé consciente de que un animal es un ser vivo: siente, respira y merece ser respetado. Si después de eso conservas la idea de regalar una mascota, no fomentes la crianza irresponsable ¡ADOPTA UNA MASCOTA!

1 comentario:

  1. Siempre llego de visita diciendo hola amiga, hola amigo, esta vez llego diciendo hola hermana, hola hermano y tiene un sentido ademas de un porque, supongo lo decubriras de visita por mi blog. Tu sitio interesante y hermoso como siempre. Te espero para peregrinar algo juntos. Mucha luz hasta pronto.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India