jueves, abril 08, 2010

La historia de Hachiko

El Hachiko real a una edad adulta



El 8 de abril de cada año se conmemora en Japón, en la plaza frente a la estación de trenes de Shibuya, a Hachiko.

Esta es su historia...

Hachikō, a veces conocido en japonés ハチ (Hachikō, el perro fiel) nació en noviembre de 1923 en la prefectura de Odate, provincia de Akita, al norte de Japón. Era un perro de raza Akita, macho y de un intenso color blanco.

Desde la Prefectura de Akita hasta la estación de Shibuya viajó durante dos días en tren, en una caja. Cuando lo fueron a retirar sirvientes del profesor, estos creyeron que el perro estaba muerto. Sin embargo, cuando llegaron a la casa, el profesor le acercó al perro un vaso con leche, y éste se reanimó. El profesor lo recogió en su regazo y notó que las piernas delanteras estaban levemente desviadas, por lo que decidió llamarlo Hachi (ocho en japonés) por la similitud con el Kanji (letra japonesa) que sirve para representar al número ocho (ハ).

En verdad el perro estaba destinado a la hija del profesor, quien prontamente abandonó la casa paterna al quedar embarazada y casarse para irse a vivir a la casa paterna de su esposo. Así, al comienzo, Hachi iba a ser regalado, pero el profesor pronto se encariñó con el perro al que adoraba enérgicamente.

Como Hachiko no podía acompañar a su amo hasta la universidad., dejaba la casa todas las mañanas con el profesor y caminaba junto a él hasta la estación Shibuya.

El perro observaba como su dueño compraba el boleto y luego desaparecía entre la multitud que abordaba el tren. Más tarde, Hachiko acostumbraba sentarse en la pequeña plaza y esperaba allí a su dueño quien regresaba de su trabajo por la tarde.

Esto sucedía todos los días. Así es como la imagen del profesor con su perro se volvió familiar en la estación Shibuya, y la historia de la lealtad de este animal se diseminó por los alrededores con mucha facilidad. Las personas que transitaban por Shibuya siempre comentaban este hecho.

Una tragedia irrumpió la tarde del 21 de mayo de 1925. La salud de profesor no era muy buena en esos días y repentinamente sufrió una ataque cardíaco en la universidad. Él falleció antes de poder regresar a casa. En Shibuya, Hachiko esperaba enfrente de la estación.



Muy pronto las noticias sobre la repentina muerte del profesor alcanzaron Shibuya. Inmediatamente muchas personas pensaron en Hachiko, ¿qué sería de él?. Varios tuvieron la misma actitud y fueron a la pequeña plaza para convencer al perro de que volviera a su hogar, como si él pudiera comprenderlos.

A la mañana siguiente Hachiko fue visto enfrente de la estación, esperando a su amo. Aguardó todo el día en vano. Al día siguiente estaba allí nuevamente y así sucedía día tras día. Los días se volvieron semanas, las semanas meses, los meses años y aún así, Hachiko iba cada mañana a la estación, esperaba el día entero y al llegar la hora de regreso de su amo, buscaba entre todos esos rostros extraños a áquel que amaba. No tenía en cuenta las condiciones climáticas, lluvia, sol, viento y nieve no impedían su diario peregrinar al encuentro de su amo, la lealtad hacia su amigo humano nunca pereció.

La lealtad demostrada por Hachiko tuvo un extraordinario efecto entre los japoneses pobladores de Shibuya. Él se transformó en un héroe, la figura más amada del área. Los viajantes que se ausentaban por un largo período siempre preguntaban por él a su regreso.

En el mes de abril de 1934 los bondadosos habitantes de Shibuya contrataron a Teru (Shou) Ando, un famoso escultor japonés, para que realizara una estatua en honor su amigo Hachiko. El escultor estuvo encantado de realizar ese trabajo y la estatua de bronce fue colocada enfrente de la estación, donde solía esperar Hachiko.

Casi un año más tarde, el 7 de marzo de 1935 Hachiko falleció al pie de su propia estatua debido a su edad, pero eso no impidió que su historia y la estatua de Teru Ando se hicieran famosas por todo Japón.

Durante la guerra todas las estatuas fueron fundidas para la elaboración de armamento, la de Hachiko no escapó de esa suerte y lamentablemente el escultor fue asesinado. Pero los pobladores de Shibuya continuaban recordando a Hachiko y su mensaje de lealtad. Así fue como decidieron formar una Sociedad para el reemplazo de la estatua de Hachiko, y dicha sociedad contrató al hijo de Teru Ando, Takeshi Ando, quién también era un excelente escultor.

Hoy en día, la estatua de Hachiko permanece en el medio de la plaza enfrente de la estación Shibuya. Podemos encontrar alrededor de ella fuentes, puestos de diarios y revistas y personas sonrientes contándoles la historia de Hachiko a los pequeño y a los no tanto.

Los restos de Chuken Hachiko (en japonés, el leal perro Hachiko) descansan junto a los de su amo el Dr. Eusaburo Ueno. En una esquina de la sepultura de su dueño en el Cementerio de Aoyama, Minmi-Aoyama, Minato-Ku, Tokio.


Hachiko en el cine

En 1987, los mismos japoneses produjeron una película denominada Hachikō Monogatari, que en su momento batió récords de público en el país asiático. Esta versión es más leal a la del 2009, Hachiko, a dog's story con Richard Gere. Pero nunca están demás las películas acerca del mejor amigo del hombre y el más leal de todos.




Por su parte, los creadores de la serie animada Futurama también le han rendido homenaje a esta bella historia.

Jurassic Bark (Ladrido Jurásico) es el capítulo 7 de la temporada 4 de Futurama. Estuvo nominado a un Emmy pero perdió contra los Simpsons.

16 comentarios:

  1. Linda historia pero triste me encantaría verla completa la pelicula no sabia gracias por ponerla. Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Vi hoy la película y me deshidraté del llanto!

    Qué conmovedora esta historia de lealtad!

    ResponderEliminar
  3. Toda la razón, es una historia muy bella, que muestra la enorme lealtad que los perritos pueden tener con sus dueños, sin embargo, también es una historia triste. Me parte el corazón el solo imaginar lo que Hachi sintió al no ver nunca más a su dueño, me duele aún más saber que Hachiko es la historia de un perrito que vivió hace muchos años, pero ¿cuántos Hachikos no hay en el mundo que sufren por la pérdida de su dueño? :(

    Gracias por sus comentarios ;)

    ResponderEliminar
  4. ESTA MUY BUENA LA PELICULA DEMUESTRA QUE ES MAS LEAL UN PERRO QUE UN HUMANO

    ResponderEliminar
  5. Tienes toooda la razón, la película es hermosa... y los perros siempre serán leales a sus dueños, incluso, aunque estos no los traten bien. Que diferente sería el mundo si el ser humano fuera aunque sea un poquito, como los animales. Sin guardar renconres, sin tener envidia... ser simplemente un amigo, estar ahí siempre que nos necesiten.

    Tengo la esperanza de que algún día u.u.

    ResponderEliminar
  6. Una triste historia, llore como nunca ._., bueno, toda mi familia, incluyendo mi hermano el que supuestamente no llora facilmente. Amo a mi perro!!

    ResponderEliminar
  7. Toda la razón, Hachiko es una historia muy bella y a la vez muy triste y la verdad es que hay muchos otros "perritos Hachiko" en el mundo que también han esperado por años a sus amos... son verdaderamente un ejemplo de gran fidelidad.

    Saludos y gracias por comentar ^^.

    ResponderEliminar
  8. He visto la película americana de Hachiko, es muy conmovedora, es de esas películas que no puedes evitar llorar, pero esto no es lo más importante, no. más que comentar la película quisiera dejar unas palabras como amante de los animales.
    Imagino que todos los que dejamos comentarios es porque nos gustan los animales y en especial los perros. somos muchos los que adoramos a los perros nunca sabremos darle esa cantidad de cariño que ellos nos dan a nosotros.
    En mi caso, tengo un perro que quiero como a un hijo, pero lo que más aprecio de él es su comportamiento hacia a mí, es increible lo intuitivos que son, pues hace poco he pasado por una mala temporada tanto por salud como por estudios, me volví más seria e incluso dejé de darle tanto cariño a mi perro como le daba antes, pero él incluso estaba más cariñoso conmigo, veía mira cara de infelicidad, mi comportamiento, ... yo sabía que con esos ojitos me observaba y no sabía por qué, pero me dado cuenta de que lo que hacía era fijarse en mí. Cuando peor he estado, incluso me veía llorar, era el primero en venir hacia mí, le daba a la cola, saltaba sobre mí, me lameteaba toda la cara sin que yo le hiciese ningún gesto de aprecio.
    Igual estaba llorando y sentada en mi cama mientras el estaba tumbado en el suelo y de repente, sin llamarlo, ni siquiera mirarlo me observaba durante unos segundos y seguido se avalanzaba sobre mí, se me subía encima, etc.
    agradezco mucho a la gente que a estado a mi lado pero agradezco mucho a mi perro su cariño, me demuestra que aunque yo no le halla prestado suficiente atención el a mí nunca dejaría de dármela y siempre me ha sido fiel.

    Parece un poco película, o que me lo estoy inventando para dejar un buen comentario, pero esque tras ver la película, comparé las dos situaciones. Hachiko aunque su dueño muriese siempre tuvo la esperanza de volver a juntarse con él, mi perro por mucho que yo disminuí mi atención hacia él, nunca perdió la esperanza de que yo me recuperase, pues sabía como sacarme una sonrisa.

    PORQUE LA FIDELIDAD DE UN PERRO ES ÚNICA, INCOMPARABLE A NINGUNA OTRA

    ResponderEliminar
  9. Tienes toda la razón, los perritos en su mayoria, porque voy a serte honesta, mi Rocky es bastante indiferente :S, es un perrito bastante extraño, pero aún asi lo queremos :P.

    Pero como te decía, la mayoría de los perritos son como el tuyo, a pesar de la indiferencia, incluso del maltrato, ellos son fieles a sus dueños, no guardan rencor, siempre que los llamas van hacia tí, si les llegas a pegar o a gritar y a los pocos segundos les hablas, vuelven a ir contigo, son simplemente unos seres tan nobles, que por desgracia mucha gente se aprovecha de ellos.

    Gracias por compartir tu experiencia y que bueno que te diste cuenta que tu peludo, siempre estará para ti, siempre que lo necesites =).

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. Yo también tengo otra historia, un gran amigo, su nombre era Nemo (así es como el pecesito de la película). Una historia fantástica de un ser que talvés estuvo como un angel encarnado en la tierra. Dió su vida por nosotros. Cuando observe la historia de Hachiko recorde con gran nostalgía a mi gran amigo y entendí muchas cosas. Quizás si todos los seres humanos fuéramos más receptivos a todo aquello que acontece el mundo sería un mejor lugar para vivir.

    ResponderEliminar
  11. ‚Esta historia esta demasiado triste yo llore mucho con la pelicula y es increible como un perrito puede ser tan fiel tantos años ademas como agunto tanta tristeza en fin increible pero cierto

    ResponderEliminar
  12. Yo tambien la vi y como dicen la mayoria de ustedes seria un mundo mejor si fueran tan leales como hachiko.

    ResponderEliminar
  13. hermosa historia yo llore como jamas en mi vida en la historia de hachiko saludos

    ResponderEliminar
  14. que hermosa peli ,llore mucho porque me dio mucha pena como un perro puede esperar largo tiempo a su amo

    ResponderEliminar
  15. QUE LINDA HISTORIA POBRE PERRO LO ESPERO DURANTE 9 AÑOS

    ResponderEliminar
  16. Muy linda historia cuando la vi me solté en llanto asta mis hermanos y eso que no lloran por nada

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India