sábado, abril 23, 2011

Primeros auxilios para tu mascota (2/2)


Heridas

Para las heridas superficiales, limpia con un antiséptico (isodine). Observa el proceso de curación para asegurarte que no se desarrolle ninguna infección. Si la herida es grande y sangrante, aplica una venda de presión y consulta sin demora un veterinario.


Hemorragias (Sangrados)

En estos casos se debe hacer presión sobre la herida teniendo en cuenta que si el sangrado se produce en las extremidades, la presión debe realizarse entre la herida y el corazón.

Aplica sobre la herida una compresa de tela, nunca de algodón, empapada en agua. Una vez que se haya detenido, corta el pelo alrededor de la herida para que permanezca limpia y la curación se acelere. Acude de inmediato al veterinario.




Inflamación

Si el abdomen de tu mascota se encuentra distendida y llena de gases, llama al veterinario inmediatamente.


Ojos

En caso de presentar un ojo lastimado, como primera medida trata de mantener las patas inmóviles de manera que no pueda frotarse el ojo. Revisa cuidadosamente el ojo para saber si contiene algún tipo de suciedad, en ese caso enjuaga con abundante agua limpia y a continuación coloca una gasa limpia. Acude inmediatamente con el veterinario. Si quedaran objetos punzantes, deben ser retirados cuidadosamente por el veterinario, utilizando anestesia general, ya que al tratar de removerlos, éstos pueden introducirse aún más en el ojo dañado.

Si el ojo está fuera de su órbita, no intentes ponerlo en su sitio. Mantén humedecido y protegido mientras buscas ayuda veterinaria.

Si el globo ocular sufre una quemadura química, lávalo rápidamente (no frotes el ojo, solo déjale caer abundante agua para limpiarlo) y retira con un algodón humedecido los restos del agente agresor



Oídos (Orejas)

Nunca manipules el conducto auditivo de tu mascota ni introduzcas ningún tipo de material (algodón, gasa, cotonete...). El veterinario es quien debe realizar la extracción de cualquier cuerpo extraño.

Si tu mascota sufre de dolores repentinos en los oídos, lo más probable es que comience a rascarse la oreja y llevar la cabeza de medio lado. Puede que restriegue la oreja contra el piso, sacuda la cabeza, emita gemidos y se rehuse a que le toquen la oreja. Si esto ocurre repentinamente, puede que exista alguna semilla, o algún objeto externo, dentro del oído.

No apliques absolutamente nada al oído y llama al veterinario. Los problemas del oído deben ser atendidos temprano, antes que ocurran cambios secundarios que hagan que la situación se torne más difícil de tratar.


Picaduras de insectos

Si se trata de picaduras de abejas y serpientes, estas usualmente se identifican por producir un dolor repentino y agudo, muchas veces seguido de una inflamación y algunas veces por una decoloración de la piel. Si tu mascota ha sido picada en el cuello, su respiración se puede tornar difícil. Mantenla fresca y evita cualquier tipo de ejercicio. Si la inflamación persiste por más de una hora, o si la picadura se encuentra alrededor de la cara o el cuello, llevala al veterinario.

Mantén la lengua del animalito hacia adelante y sus vías de aire despejadas. Si ha sufrido una mordedura de culebra en una pata, debes aplicar un vendaje presionado firmemente alrededor de la misma. De ser posible, identifica el tipo de culebra y lleva a tu mascota al veterinario inmediatamente.

Si no cuentas con apoyo veterinario de inmediato, si la picadura es de avispa (veneno alcalino), lava la zona con vinagre diluido en agua. Si la picadura es de abeja (veneno ácido), puedes aplicar en la zona bicarbonato de sodio.

Como cuidados de emergencias, y si la hinchazón es severa, debes aplicar compresas de agua fría o tibia. Si el aguijón está en la zona de ojos, nariz o boca, lleva a tu mascota al veterinario inmediatamente y evita darle agua.


Quemaduras

Si es una quemadura provocada por un contacto directo con una fuente de calor como una plancha, agua caliente, entre otros, puedes aliviar el dolor aplicando una pomada específica para quemaduras la cual es aconsejable tener en el botiquín de primeros auxilios. En caso de no disponer de una de estas pomadas puedes aplicar vaselina o manteca.  Se aconseja tapar la zona afectada con una venda sin apretar.

Si la quemadura fue provocada por contacto con líquidos abrasivos, la zona debe ser enjuagada con jugo de limón y ser tratada después como quemaduras normales.


RCP (Resucitación cardio polmunar)

Esta técnica es muy similar a la que se utiliza con los seres humanos. Estas instrucciones son para animales en estado de inconsciencia (no hay riesgo de ser mordidos por el animal), sin respiración, con falta de latidos o latidos leves.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, SI EL ANIMAL NO RESPIRA, MORIRÁ, ASI QUE NO HAY NADA QUE NOSOTROS HAGAMOS QUE PUEDA SER PEOR PARA ÉL.

Nunca faltan las típicas preocupaciones: "¿Y si le fracturo una costilla con las compresiones?", "¿Y si le soplo mal o muy fuerte y le lastimo los pulmones?", "¿Y si lo hago mal y no lo hago respirar?".

NADA DE ESO PUEDE SER PEOR QUE EL HECHO DE QUE EL ANIMALITO NO RESPIRA. SI NO RESPIRA, SE MUERE. Si nosotros intentamos el RCP, le damos oportunidad de vivir, aún con costilla fracturada.



Instrucciones:

1. El animal debe estar tendido de costado (decúbito lateral) con el lado derecho apoyado en el piso (con el lado izquierdo hacia arriba).

2 Abrir la boca del animal y asegúrarse de que las vías respiratorias están libres de obstrucciones. Quitar cualquier obstrucción, revisar si hay latidos y/o respiración.

3. Extender la cabeza del animal hacia atrás y dar varias respiraciones artificiales, cortas pero fuertes:

* Para perros grandes: Ciérra firmemente la mandíbula y con tu boca cubre la nariz del animal. Exhala.
* Para perros pequeños y gatos: Ciérra firmemente la mandíbula y con tu boca cubre el hocico completo del animal (al ser mas pequeño toda la trompa del animal entrará en tu boca). Exhala.

Si lo estás haciendo correctamente el pecho del animal debe levantarse.




4. Realiza compresiones de pecho:

Con el animal acostado sobre su lado derecho, realizar entre 10 y 15 compresiones fuertes y firmes con la parte dura de la palma de las manos, sobre las costillas justo detrás de la articulación de la pata delantera (escápulo-humeral)


- Intercalar 3 respiraciones cortas y 10 compresiones en perros pequeños y gatos.
- Intercalar 5 respiraciones cortas y 15 compresiones en perros medianos y grandes.

La frecuencia (velocidad) de las compresiones será un poco más rápido que 1 por segundo.

Para que quede más claro, te dejamos este video




Shock

Después de un golpe, la mascota puede mostrar respiración baja y ojos vidriosos. Manténlo en calma y llévalo rápidamente al veterinario.


Vómitos

Si tu mascota vomita ocasionalmente no debes alarmarte, pero si lo hace muy a menudo, durante un corto período o cuando el animalito no presenta buen estado general de salud, es necesario consultar con el veterinario. No olvides observar las características del vómito y la frecuencia del mismo. No le des comida y de ser posible recolecta una muestra y llévala para que el veterinario la examine.



Transportando a nuestra mascota al veterinario

Usualmente, es preferible llevar a nuestra mascota a la consulta con el veterinario, a que el veterinario vaya a nuestra casa. Esto se debe a que, en la consulta, el veterinario tiene equipos especializados y personal entrenado para esta práctica.

No le des a tu mascota nada de beber o comer, en caso de que se requiera administrarle anestesia general. Colocala gentilmente sobre una sábana o un abrigo viejo, poniendo la parte del cuerpo primero.

Dos personas pueden asir las puntas de la sábana para formar una camilla blanda en la cual transferir al animalito al asiento trasero del automóvil. La persona que vaya caminando de espaldas debe entrar en el carro primero para que el animalito pueda ser colocado gentilmente sobre el asiento trasero. Alguien debe quedarse en la parte trasera del automóvil durante el camino a la clínica.

Si tu mascota trata de morder, se puede colocar un vendaje o bozal sobre su hocico, temporalmente, pero no lo dejes colocado por un período de tiempo largo ya que éste puede comprometer su respiración. En caso de que esté jadeando, no cierres su hocico.

Finalmente, notifica al consultorio del veterinario que vas en camino, para que así se puedan preparar para recibirlo.

Recuerda que cuando traslades a tu mascota para recibir atención, trata de que sea lo menos incómodo y doloroso para él.



Recomendaciones para tratar las emergencias

. Durante la situación de emergencia es muy importante que permanezcas tranquilo. Los animales detectan la inquietud en las personas y en un contexto donde no entienden lo que les está sucediendo, pueden incrementar su inseguridad. Por ello, el lenguaje de tu cuerpo será muy importante para tranquilizar a tu mascota. Muéstrate tranquilo, y una vez que determines que se ha salido de la emergencia, transporta a tu mascota al centro veterinario más cercano.

. Tener en uno o varios lugares visibles de la casa, en la cartera, en el bolso y grabados en nuestro celular (móvil), los teléfonos de nuestro veterinario de confianza y de la clínica de urgencias más próxima.

. Cuando viajemos con nuestro peludo amigo, localiza un veterinario y una clínica de urgencias cercanas. Incorpora sus teléfonos al cuarto de hotel, o donde sea que te estés quedando y claro está, a la memoria del celular.

. Ante cualquier accidente, grave o leve, lo mejor es contar hasta diez (hasta cinco si es muy grave), tranquilizarnos, desempolvar el sentido común y desterrar los actos heroicos.

. Valora el estado de tu mascota: si respira, si está consciente, si sangra, dónde tiene heridas, si puede tener algo roto, si se mantiene en pie...

. Antes de actuar verifica si tu mascota se deja tocar; en muchas ocasiones nuestra intervención, unida al dolor y al nerviosismo del animal puede agravar el problema; aunque seamos sus seres más queridos pueden mordernos... en ese caso sólo les hablaremos lentamente, intentando tranquilizarlos.

. Si el animalito "se deja", aplica el sentido común (aunque sea el menos común de los sentidos): presiona una herida que tiene una gran hemorragia, no le muevas una extremidad que está claramente rota, no intentes extraer cuerpos extraños clavados, trata de ayudar a tu mascota con el menor número de actos y movimientos (recuerda que no eres experto en estas emergencias).

. Como norma general y resumen, debes intentar mantener a tu mascota tal y como la encuentres, trasládala sin movimientos bruscos y no intentes "colocar" ni "quitar" nada.



Para que todo quede mucho más claro, te dejamos estas cápsulas que TVC Noticias Ambientales realizó, con la colaboración de Jorge Alberto Hernández del "Club de entrenadores y conductistas caninos".
















<< Ver parte anterior


Fuentes:

3 comentarios:

  1. Muy bueno el blog.

    Gracias po los consejos.
    Protejamos a los animales igual que ellos nos protejen a nosotros.

    Besos.

    Plutimakeup.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Karo, y así es, hay que proteger a esos peludines que tanto amor nos dan ^^

    ResponderEliminar
  3. hola es la primera vez que visito su pagiana y estoy facinada

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India