domingo, diciembre 04, 2016

Su juguete favorito es Santa Claus y la llevaron a conocerlo




Kya es un perro raza shiba, que vive obsesionada con su juguete de Santa Claus, sin importar qué época del año sea, así que sus dueños la llevaron a ver al de “verdad” que está en el centro comercial. La reacción de la pequeña, fue increíble.

“Siempre lleva su juguete de Santa con ella, durante todo el año, hasta cuando estamos viendo la tele,” comentaba un pariente de los dueños, John y Angelina. Así que cuando vieron que Santa aceptaba fotos con mascotas, sabía que tenían que llevar a Kya a conocerlo.

Su otro perro, Lucy, no disfrutó nada el ver a Santa, pero Kya, que normalmente es la hiperactiva, curiosamente se calmó y se portó muy bien. “Se sentó ahí a mirarlo,” dijo Angelina. “Normalmente se porta mal cuando la sacamos de compras, pero se portó bien por Santa.”

“Saltó justo al asiento al lado de Santa… y parecía sonreír”. Se gastaron 30 dólares hasta conseguir la foto perfecta, pero no lo lamentan. Publicaron una imagen de la épica reacción de su perrita y se volvió viral, ya que Kya parece estar sonriendo de felicidad. “Definitivamente fue el perro más emocionado que había allí.”










sábado, diciembre 03, 2016

Pagó 700 dólares por un "gato esfinge" y se llevó una fuerte sorpresa.



En Alberta, Canadá, hay muchos estafadores que venden gatos previamente rasurados, como si fueran de la carísima raza Esfinge, que se caracteriza por no tener pelo.

Al principio, estos gatitos rasurados son muy similares a los Esfinge, pero a las pocas semanas comienza a crecerles el pelo, dejando a los dueños completamente sorprendidos. 

Lo peor no es la estafa, sino el maltrato que sufren los felinos, ya que sus bigotes son arrancados y los rasuran con cuchilla o crema depilatoria aún siendo crías.




“Pensaba que lloraba porque echaba de menos a su madre, pero probablemente era porque le dolía,” declaró JoAnne Dyck quien pagó 700 dólares por un "gato Esfinge". “Parecía un esfinge porque estaba muy, muy delgado y su cara era muy angulosa.”

Dyck pronto se dio cuenta de que su gato Vlad, se comportaba muy distinto y no se llevaba bien con sus otros gatos esfinge, así que se lo vendió a otra mujer. 

“Estuvimos hablando los días siguientes sobre el gato, ya que no parecía calmarse. Así que lo llevó al veterinario y este le dijo que tenía cortes en la piel causados por cuchillas y quemaduras por crema depilatoria o algo semejante,” dijo Dyck.



Los cortes de la cola estaban tan infectados que casi hubo que amputársela. Afortunadamente no pasó a mayores y Vlad ahora está sano y salvo, y aún vive con su nueva dueña.

Shayla Bastarache, es otra de las afectadas. Compró un gato negro como si fuera un Esfinge y pagó 650 dólares.


 



jueves, diciembre 01, 2016

La vida con un gato, versión comic


Si tienes un gato, seguro las siguientes ilustraciones te harán pasar un buen rato. Hannah Hillam es la encargada de plasmar en las viñetas, como es la vida cuando se tiene un gato.

Hillam explica la verdadera esencia de ser una "loca de los gatos moderna" en una forma divertida, adorarable y a veces extraña, pero que cualquier dueño de un gato entenderá.











miércoles, noviembre 02, 2016

Él es Jumpy, el perro actor



Se llama Jumpy, tiene 7 años y es la estrella con más talento del cine americano. Es tan bueno en lo que hace, que incluso los directores lo tratan como a un humano.

Su dueño estuvo a punto de sacrificarlo, pero Omar von Muller un adiestrador lo rescató y ahora es el perro actor más valorado del cine americano. Y es que no es para menos, el can entiende inglés, español, algo de alemán y con los números no falla nunca. Además patina, surfea, bucea, conduce, hace piruetas, monta a caballo, guiña el ojo, toca el piano, pinta paisajes y arte moderno, sabe escribir su nombre y hace *parkour.

Jumpy tiene mucho más registros que la mayoría de actores humanos: se desenvuelve sin problemas en dramas, comedias, anuncios y shows infantiles.

Actualmente trabaja en el rodaje de "In a Valley of Violence" robándole el protagonismo a estrellas del nivel de Ethan Hawke y John Travolta sin necesidad de decir una sola palabra. En la película Jumpy interpreta a Abby, la compañera inseparable de Paul (Hawke), un soldado traumatizado tras haber sido forzado a masacrar nativos americanos.


Paul se siente incapaz de hablar de los horrores que ha vivido con otras personas, así que su perra (a Jumpy le tocó trabajar como hembra) es su gran confidente, con la única con la que se abre de verdad. 

Pero los inicios de Jumpy no apuntaban en absoluto a una vida tan glamourosa. Omar Von Muller, lo adoptó pero no con intención de quedárselo, y mucho menos de hacer carrera con él. El cachorro iba a ser sacrificado, así que Muller decidió acogerlo temporalmente para salvarle la vida.

Muller, que llevaba tiempo en el negocio de educar perros para el cine, no vio potencial en él en un inicio, ya que su cara era muy oscura y no hubiese dado bien en cámara por cuestiones de iluminación. Pero con el paso del tiempo, la cara de Jumpy se aclaró y, habiendo comprobado ya su inteligencia, Muller decidió entrenarlo como a un atleta.

"Solo contando los anuncios, Jumpy ha hecho unos 80: Mitsubishi, Volkswagen, Ford, Toyota, GMC... En este negocio, algunas compañías no quieren usar a un perro que ya ha salido en otro spot, pero en este caso no tienen elección. Si quieren un perro que haga estas cosas, le quieren a él".

El diector de "In a Valley of Violence", Ti West, explicó que al buscar "perro con talento" en Google el primer resultado fue el canal de Jumpy en YouTube. En pocos minutos estaba llamando a su productor: "Encuentra a este perro".

"Cuando vi todo lo que Jumpy era capaz de hacer, fue como 'tengo que reescribir el guión para él', es un genio. Tengo que darle lo suficiente para estimular su mente".

"Generalmente, los perros en el cine son solo 'el perro' de la película" añadió West. "Pero en esta película el perro es el protagonista, así que lo grabamos como lo haríamos con una persona. Cuando Ethan habla con Jumpy hay planos le encuadramos al perro por encima de los hombros, algo bastante poco usual, y luego, el contraplano. Tratamos a Jumpy como un actor".





*Definición de Parkour: https://es.wikipedia.org/wiki/Parkour


domingo, octubre 30, 2016

Pronto moriría, pero logró resistir hasta la boda de su dueña.


 Kelly O’Connell y Charlie


Tiempo atrás, Kelly O’Connell trabajaba en un refugio de animales, al cual un día llegó un perro labrador de color negro de tan solo 12 semanas de vida, al que llamaron Charlie. El pequeño fue encontrado abandonado en un carrito de compras. En esos momentos, Kelly no quería un perro, pero… “Llegó y lo vi, y fue como… sí, me lo llevo a casa,” comentó O'Connell.

Años después, Kelly conoció a James Garvin y se enamoraron. Ambos son veterinarios y se casaron en septiembre pasado. Los dos querían que Charlie, que ya tenía 15 años, estuviera ahí. Por desgracia Charlie había sido diagnosticado con un tumor cerebral ese mismo año, y estaba muy débil. La semana antes de la boda tuvo 5 ataques, y Kelly estaba preparándose para dormirlo.

Curiosamente, como si se tratara de un milagro, la semana de la boda Charlie dejó de tener ataques. “Parecía un perro nuevo,” dijo Kelly, incluso logró asistir a la boda, aunque más tarde hubo de ser llevado en brazos por la hermana de Kelly. 

El momento fue muy emotivo y mucha gente lloró. “James y yo lo abrazamos y le dijimos ‘lo conseguiste amigo, lo conseguiste’,” comentó Kelly y añadió que Charlie había aguantado esos últimos días por ella, “Creo que estaba muy feliz de estar ahí”

Poco más tarde, el 9 de Septiembre, Charlie fue sacrificado. Murió en paz, frente a la chimenea de su casa y rodeado de su querida familia. “Han sido 15 años fenomenales. Eso seguro,” dijo Kelly.










LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India